Sobre la masculinidad y el amor

Es frustrante cuando comienzas a interesarte por temas de roles de género y feminismo intentar tener una conversación con grupos de hombres, porque muchos de los grupos que hablan de masculinidad y roles de género frecuentados por hombres son una reacción anti-feminista y nada constructiva. Por otro lado, como es normal, las autoras feministas escriben mayoritariamente sobre los roles de género y cómo afectan a las mujeres (aunque existe bastante literatura al respecto por feministas tratando la masculinidad y como afecta negativamente a los hombres).

Es por eso que me ha gustado mucho The Will To Change: Men, Masculinity, and Love (La voluntad de cambiar: Hombres, masculinidad y amor), de Bell Hooks, un libro sobre masculinidad, feminismo y las expectativas y roles que se le imponen a los hombres, específicamente sobre las respuestas emocionales.

El libro es una mezcla de experiencias personales de la autora con sus padres y hermanos, y una crítica del patriarcado y como este ha definido la masculinidad por los hombres. Las experiencias personales son especialmente interesantes, son especialmente duras y nos hace reflexionar sobre sobre nuestras experiencias personales.

La crítica a la masculinidad tradicional está escrita un tono un poco más teórico, y se centra mayormente las expectativas que el patriarcado tiene de los hombres, y el sufrimiento que este causa. Un claro ejemplo es el de proveedor del hogar. Aunque hoy en día las mujeres trabajan tanto o más que los hombres y pueden proveer el hogar con seguridad, todavía los roles de ama de casa (para la mujer) y de proveedor (para el hombre) persisten. Esto causa frustración para los dos, pero al hablar de masculinidad, nos fijamos especialmente en los hombres, incapaces de cumplir con las expectativas que se demandan. Y esta frustración se expresa a través de la rabia.

Y es aquí uno de los puntos que más me han gustado, como habla de la rabia como algo que la sociedad impone como una de los pocas reacciones emocionales que se esperan de los hombres. De las mujeres se espera actuar mostrando amor, comprensión (pero nunca rabia), para los hombres es completamente lo contrario, se nos demanda como única forma de exteriorizar nuestros problemas de hacerlo a través de la rabia.

Otro ejemplo es la concepción completamente contraria de la intimidad. A los hombres se nos vende intimidad como sexo, no como complicidad entre una pareja y compartir emociones. A los hombres se nos educa pues a no hablar de nuestro sufrimiento para no parecer débil, y cualquier atisbo de hacerlo se trata de esa forma. Es por ello que la intimidad de pareja se nos impone como el simple acto sexual.

La autora aboga a los hombres y a las mujeres a dejar atrás estas concepciones de masculinidad y sanarla (una expresión creo que acertada) usando amor y comprensión, y pidiendo especialmente a las mujeres formar parte de ella.

Un libro recomendable para todos los que quieran leer sobre masculinidad, especialmente para los hombres.