<<Por defecto el mejor preparado siempre será un hombre>>

Las "cuotas femeninas" es un tema que suscita enfrentamientos muy polarizados. Quiero enfocarme en una respuesta que muchos detractores usan: "yo quiero a la persona más preparada para el puesto".

Esta respuesta no proviene de la convicción personal en los valores "meritocráticos" que todos estamos obsesionados en nuestra época, viene del machismo imperante en nuestra sociedad y que nos afecta a todos. Si alguien dijera que quiere establecer una cuota mínima de un 40% de hombres en el gobierno a nadie se le ocurriría indignarse y oponerse en base a una visión justicia de género y meritocrática. El status quo es completamente justo y meritocrático. Se asume que los hombres están bien preparados y es esperable que ese 40% sea alcanzable fácilmente. "Del conjunto de la población existen sin lugar a dudas hombres con los méritos suficientes para cumplir ese cupo".

Esto no pasa cuando hablamos de cuotas femeninas, donde se usa una y otra vez el mismo argumento que cité anteriormente. En el fondo nuestro machismo nos hace creer que las mujeres no están igual de preparadas que los hombres.

Y, lo que es peor, una vez se eligen a esas mujeres se asume que en cierta medida están ahí por ser mujer, no por sus cualidades. Parece inimaginable para muchos que existan mujeres mejores preparadas que cualquier hombre.

Encontré un pequeño ejemplo para ilustrar esto en un artículo en blog de cine, donde el autor comenta la elección de director/a para la película de Capitana Marvel:

Falta por ver si Marvel sigue los pasos de Warner/DC con 'Wonder Woman' dejando la batuta obligatoriamente a una mujer o, por el contrario, contratan a la persona más adecuada para el puesto, sin importar el sexo.

Parece que al autor no se le pasa por la cabeza que se elija a una mujer pueda ser la opción más "adecuada", más que un hombre. El hombre siempre será el candidato por defecto, la mujer se elige por el sexo. Elegir "obligatoriamente a una mujer" está encontrado ("por el contrario") con elegir al más "adecuado" (preparada).

Todavía nos queda mucho trabajo por delante para terminar con el machismo. Dar visibilidad y promover la entrada de más mujeres en profesiones e instituciones que han sido históricamente dominadas por hombres es un paso necesario para acabar con este tipo de mentalidad.